El clon de tempranillo de las viñas de la Familia García Figuero procede de cepas prefiloxéricas gracias a los religiosos franceses llegados a La Horra en 1908. Estos dedicaron sus esfuerzos entre 1912 y 1920, tras la terrible plaga de la filoxera, a replantar viñedo en la La Horra con las mejores cepas, aquellas ya perfectamente adaptadas al riguroso clima de la zona.

En los años posteriores, la Familia García y la Familia Figuero continuaron plantado viñedos con el mismo sistema. Más tarde, José María fue seleccionando las parcelas que daban la mejor uva y, fruto de ese trabajo durante toda una vida, hoy disfrutamos de una selección exclusiva de 21 parcelas de viña vieja con más de sesenta años.