Preservar, mantener y cuidar nuestras viñas viejas de garnacha y cariñena plantadas en 1902 en laderas de pizarra, junto con las viñas plantadas posteriormente, son la razón y garantía de nuestras uvas y vinos. El respeto por nuestro entorno, su cultura y su gente son los elementos básicos con los que elaboramos. Un proceso cuidadoso y minucioso desde la selección de las uvas en la viña, hasta la crianza del vino en las barricas de roble francés. Pasión y constancia en un terroir óptimo para el cultivo de la vid y la disponibilidad de unos reducidos pero excelentes uvas.

La viña Doix, 4 hectáreas de cariñenas plantadas en 1902 y garnachas de 80 años; la viña Salanques, 3 hectáreas de garnachas y cariñenas viejas; Mas del Ossó, 3 hectáreas de garnachas, syrah y merlot; los Ullastres, 1 hectárea de cariñenas viejas y la Venteta, 1 hectárea de Cabernet Sauvignon. Todas las viñas, están situadas entre 350 y 600 metros de altitud.