Subirats

En 1887 Pere Massana comenzó a etiquetar su cava con el nombre de la casa principal que tenía en Subirats, Llopart.

Por ello, hizo uso de una etiqueta muy especial, la que aún viste todas las botellas de Llopart. En la etiqueta se ve una vista panorámica de la masía Llopart de la Costa y las montañas de alrededor.

A comienzos de la década de 1950, Pere Llopart y Vilarós dio un nuevo impulso a las bodegas.
Contribuyó de manera activa a dar a conocer ya prestigiar los cavas artesanos, entre los que Llopart se consolidó entre los de mayor calidad.
Así hizo de Llopart la expresión de la esencia de la tierra y unos viñedos.