La historia de la bodega Hijos de Juan Gil se remonta al año 1916, cuando Juan Gil Giménez, bisabuelo de la generación actual, construyó la primera bodega, pequeña en aquel entonces, y situada en el mismo centro de Jumilla. Sin embargo, fueron sus nietos Juan y Paco Gil González quienes consolidaron y forjaron la imagen de calidad, eficacia y seriedad de la que gozan hoy sus vinos.

En la actualidad es ya la cuarta generación quien está al frente de la empresa, la familia Gil Vera, responsables de haber adaptado la bodega a las nuevas tendencias del mercado, de haber construido las nuevas instalaciones fuera de la población, cerca de los viñedos, y de mantener el compromiso de calidad y tradición conservado hasta hoy.