Herencia Altés es una bodega familiar en el corazón de la Tierra Alta. Nació en 2010 en un pequeño garaje de Batea con el objetivo de ofrecer vinos representativos de la zona, frescos, elegantes y de las variedades autóctonas. Al 2016, ya en unas nuevas instalaciones, la filosofía sigue siendo la de ofrecer este estilo de vinos pero con la mínima intervención posible y respetando al máximo el ciclo natural de la viña, la uva, y del vino. Trabajamos con agricultura ecológica, viñas viejas y levaduras autóctonas.

La nueva bodega de Herencia Altés, es todo un referente en la zona. Cuenta con una superficie de 4.400m2, en gran parte subterránea, para que la bodega quede el máximo de fusionado con el entorno. Además, funcionamos con energías renovables. Tenemos insolación térmica natural, reciclamos el agua de las lluvias. Todo con la idea de respetar al máximo el medio ambiente.

Nuestra sala de crianza, es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma prácticamente del todo natural y totalmente integrada en el medio. Trabajamos con "foudres" de madera grandes de 5.000 y 2.500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera. Vinos serenos, pulidos y amables.