La bodega está enclavada en el Valle de la Aragona, 10 kilómetros al norte de la ciudad de Jumilla, dentro del "término de arriba", llamado así porque es la zona de mayor altitud dentro del término municipal de esta ciudad.

Los viñedos, situados en el entorno de la bodega, en su mayoría, están plantados sobre suelos muy calizos y pedregosos en su superficie. En el subsuelo, a unos 30/40 cm. de profundidad, se encuentra una capa de tosca (piedra caliza de media consistencia) que cubre toda la extensión del viñedo, su espesor ronda entre los 15 y 30 cm. y debajo existe un terreno muy arenoso hasta el que se extienden las raíces. La altitud varía entre los 700 metros y los 850 metros sobre el nivel del mar. Están compuestos por pequeñas parcelas con un total de 32 hectáreas de la variedad Monastrell, de viñedos muy viejos y algunos casi centenarios, 12 hectáreas de Cabernet Sauvignon y 1,8 hectáreas de Syrah, plantadas en suaves colinas que miran al norte.