La bodega Abadía de Poblet nace del deseo de la antigua comunidad cisterciense por retomar la tradición vinícola de este territorio. Los monjes de Poblet fueron los que en el siglo XVI trajeron de Borgoña los conocimientos de la uva Pinot Noir y gracias a ello, éste resulta ser sin duda uno de los elementos más diferenciadores de este proyecto. Todo empezó en los años 80, cuando el grupo Codorníu Raventós acordó con la comunidad monacal de Poblet la explotación futura de su viñedo y emprendió con ello una profunda remodelación del espacio intramuros y la plantación de Pinot Noir. En el año 2000, con la viña ya adulta, se construye, junto al monasterio, la bodega que a partir de entonces elaborará los vinos de la finca de Poblet. Esta bodega mantiene intactos diferentes elementos de la construcción inicial del siglo XIX (bóvedas catalanas y arcos de obra vista) además del portal y las ventanas góticos de la fachada, procedentes de una antigua edificación abacial del siglo XV. Actualmente, se ha convertido en una de las bodegas expertas en la uva Pinot Noir y pionera en Cataluña de la variedad. La situación geográfica de Abadía de Poblet hace que sea un terreno inmejorable para este tipo de uva con D.O. Conca de Barberà, de producción muy limitada y totalmente artesanal.